Posteado por: ek06 | noviembre 14, 2009

La sectorización de la política: una realidad algo peligrosa

*Costa Rica ha enfrentado en los últimos años un incremento en la inscripción de partidos monotemáticos.

 Por: Erick Jiménez Valverde.

Los diversos sectores sociales no se conforman con una participación política suscitada en  la matriz de un partido político tradicional, ahora, unen sus fuerzas y se convierten en agrupaciones que tienen como fin un puesto de elección popular con el cuál puedan tener una participación más activa en la toma de decisiones sobre las necesidades de la población que representan.

Así quedó demostrado con la participación del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), que representa al sector discapacitado del país y el reciente surgimiento del Partido Alianza Mayor (PAM) que pretende luchar por las necesidades del adulto mayor.

A pesar de que las principales fuerzas políticas del país, tienen contemplado en su estructura la participación de los sectores sociales, estos, no adquieren un verdadero protagonismo en la esfera del electorado popular.

Esta situación ha provocado la fragmentación partidaria con miras a defender una necesidad en particular de un grupo específico de la población.

Ese pensamiento pasó por la mente de Oscar López, quién al ver las pocas posibilidades de acceso para las personas discapacitadas y el “irrespetó” a la Ley 7600, inscribió hace más de cuatro años el Partido Accesibilidad Sin Exclusión, con limitados recursos económicos y logísticos, pero que al final de todo, logró colocarlo en una curul legislativa.

En la actualidad, el PASE, se ha dedicado de forma exclusiva a presentar proyectos para beneficiar a todos aquellos ciudadanos con alguna discapacidad física y que muchas veces han visto ultrajados sus derechos como ciudadanos costarricenses.

El mismo ejemplo de López, lo tomó Rigoberto Garita, uno de los fundadores del Partido Alianza Mayor, que con sus canas y sueños utópicos, como el mismo lo dice, pensó en la necesidad de una voz que representará los ideales y obstáculos de acceso que tienen todas las personas mayores de 65 años, desde las más altas esferas de las decisiones públicas.

Hoy, el PAM, posee una estructura, que tiene como objetivo luchar por varios puestos de elección popular, entre ellos y el más importante: la diputación.

La sectorización política es una realidad que estimula una participación más activa en los procesos electorales, sin embargo esta, juega un papel, muy riesgoso en la toma de decisiones públicas, debido al alto grado de diversificación de criterios basados en los requerimientos de un sector específico.

Sin embargo para entender su significado en el marco político, se debe conocer el origen de la sectorización, así como sus fortalezas y debilidades dentro del sistema electoral costarricense.

 

 La Génesis de un partido sectorial

 

Las sociedades contemporáneas enfrentan una realidad cuya carta de presentación es la suscitada disconformidad de las personas ante las estructuras políticas tradicionales.

Visualizar a los discapacitados como personas incapaces de valerse por si mismas, pensar que los jóvenes son el futuro y no el presente, categorizar a los adultos mayores como ciudadanos con pensamientos arcaicos y contextualizar a la mujer cuidando todo el día del ornato en el hogar, son percepciones que han aunado la creación de los llamados partidos sectoriales.

El politólogo Cesar Zúñiga coincide con esta posición, ya que la complejidad de la vida social en la actualidad, provoca un sentimiento de represión hacia la forma en que esta estructurado el poder de tomar decisiones que beneficien o perjudiquen a un sector de la nación determinado.

Esta situación incita a las personas que comparten una característica etaria en común a reunirse y entrelazar fuerzas con un objetivo fijo, estar cada vez más cerca del poder.

Para la politóloga Marcela Piedra, la sectorización partidaria se debe específicamente a la incapacidad que tienen las agrupaciones políticas que se rigen por una ideología, de velar por la concepción de proyectos que garanticen el bien común y no el beneficio a unos cuantos.

Tal perspectiva representa la visión que tienen los ciudadanos en torno a los partidos políticos tradicionales, que para muchos estudiosos del tema, se han convertido en instancias exclusivas para beneficiar los intereses de un grupo o persona específica, casi siempre con intermediación de dinero.

Esto ocasiona que las agrupaciones ideológicas abandonen sus principios y con ellos las necesidades de los sectores de la población que constituyeron la base que los colocó en la cima del poder político.

De allí el surgimiento del partido sectorial.

Por el momento, el Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) seguirá velando por la aprobación de los proyectos para defender los intereses de las personas discapacitadas y el Partido Alianza Mayor (PAM), tratará de luchar en los comicios del 2010 por una curul legislativa para garantizarse desde ahí el bienestar de todas las personas mayores de 65 años.

Y no es de sorprenderse que en futuros procesos electorales, el trabajo del Tribunal Supremo de Elecciones, sea mayor en cuanto a la inscripción de partidos de toda índole sectorial, que al fin y al cabo representan un sentimiento de represión e incompatibilidad con la forma en que los mismos gobernantes de siempre acaparan el poder.

Anuncios

Responses

  1. Estimado Erick, me agradó su articulo abordado con mucha objetividad.

    Le agradezco me indique un correo electrónico donde contactarlo.

    Muchas Gracias

    Jose Miguel Abarca S


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: